Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Marzo de 2019.

"Contenido, contención, incontinencia verbal"

20190322083042-debate.mobbing.jpg

Desde hace ya algún tiempo, escuchamos con mucha frecuencia vocablos como:  contenido, branded content, generador de contenidosy, creo, que salvo a los profesionales del sector, a la mayoría como les "suenan bien", simplemente se apropian de ellos, comos si acabaran de adquirirlas a un precio módico (que se decía antes), y no hubiera el menor reparo en utilizarlos con mucha frecuencia. Ya les adelanto, que algunos no saben ni de lo que hablan, pero el caso es causar buena impresión en su interlocutor. En lo que, tal vez, no se detengan nunca, es que, probablamente, si quien tienen enfrente domina todo este "mundillo", sea presa de tales carcajadas interiores, que cuaquier día, Dios no lo quiera, se nos ahoga por no exteriorizarlas. Ya se sabe, no hay nada peor que aguantarse la risa,y más cuando se presenta en forma de ataque. Además, no deja de ser una pena, que, con lo que escasea últimamente, cuando surge espontánea y, sin esperarla, la castremos de esa forma tan poco sana. 


Por cierto, para ilustrar un ejemplo de espontaneidad, aunque sienta un pelín de pudor, puedo hablaros de cuando me levanto,  y, mientras me preparo el desayuno, hablo con toda la naturalidad del mundo con mi gata. Es Maya, o Mayita, o mi mayi, o, a veces, simplemente, responde al apelativo de "Chica". Tiene ocho años, que de gato no sé a los que equivalen, pero eso da igual. La cuestión es que ella está deseando que yo aparezca, y dar por finalizadas sus horas nocturnas, y solitarias. Después, y a lo largo del día, duerme varias horas, aunque,como es lógico haya ruido ambiente, o se cuele el de la calle. Le hablo de igual a igual, y es una pena, siempre lo pienso. Cuando soy consciente de las cosas que le digo, a veces tengo la percepción de que, algunos, podrían ser uno de los mejores monólogos, porque yo me hablo y me contesto en toda regla.

Y, hay mañanas que me digo: "Jolín, con lo de hoy podrías haber ido al Club de la Comedia, pero fijo". Se lo digo a ella y nos reímos, ella a su forma (aunque yo sé que de alguna forma, se ríe, posiblemente de mí).  A veces lo he hablado con mi entorno, y me aconsejan instalar cámaras en la cocina, donde suelen producirse algunos de esos diálogos, pero, sinceramente, termino por no contemplarlo .Cuando uno sabe que está siendo grabado, observado, etc... dejas de ser tan natural. Por eso, durante mi etapa televisiva, era plenamente del directo. De grabar,no quería ni oir hablar. El diferido, para los que hacen apología de ello, como la Cospedal, o Arturito Fernández, el "rey" del catering, eso sí, sin corona ya.

Pero avancemos: si por contenido se entiende cualquier cosa que podemos oir en la radio, la televisión, o leer en periódicos, tanto digitales como de papel, digamos que contenido es, aunque ¿Qué clase de contenido? Algunos, hay que decirlo, son puro relleno. Sobre todo, los programas, llaméseles informativos ó de entretenimiento: al final, tanto segmentar contenidos y formatos, para, salvo en raras excepciones, concluir que el producto final que el espectador recibe es es el mismo: pasan un rato entretenido mientras cuatro o cinco se pelean en una mesa, en nombre de un supuesto debate político, que, finalmente es tanto o más esperpéntico, que cualquier cosa (no diré noticia, deliberadamente), relacionada con el fútbol o la llamada crónica rosa.

Pero, como decía la periodista Pepa Bueno, el pasado lunes, en la cadena SER: "Hay mucho en juego, pero quiénes nos la jugamos de verdad somos los ciudadanos, que llevamos cuatro años con un país casi paralizado, así que, una vez que decidan las listas, ya pueden empezar a contarnos los programas electorales y los planes de gobierno. A ser posible, concretos, documentados, con memoria económica y encaje en Bruselas, y en el mundo. Vamos, como si los electores fuéramos adultos".

Lo primero que le pondría yo a Pepa es una cascada de emoticonos de esos del aplauso. Y servidora, con permiso de Pepa, que sé que lo tengo, iría un poco más allá (se llama apostillar, para los que les encantan las palabras que no conocen, las oyen una sola vez sin saber que significan y se apropian de ellas). Yo añadiría que, por favor tengan en cuenta que, ya que llevamos cuatro años en campaña electoral, (Hay que enterarse bien de esto, porque podríamos formar parte de algún record guinness). Dosifiquien bien sus energías, no pongan "toda la carne en el asador" los primeros días, repasen una y otra vez el "contenido" de sus discursos (ya sabemos que se los escriben). Pero, precisamente, por eso, nunca se sabe si quien escribe un discurso se está saltando buenas prácticas en redacción, o, quizá sea un enemigo político, disfrazado de "becario/buen samaritano", y acabas con un sabotaje del discurso en toda regla (Ví esta escena hace poco en una serie, y, pensé: "Ya están dando ideas, qué malvados").

Recapitulemos, parafraseando a estos programas llamados debate (¡Qué penica madre, en lo que ha derivado la cosa!):
¡Candidatos, sé que es casi un imposible solicitar esto, pero, intenten hacer un pequeño esfuerzo. Por una vez, sólo por una, tengan un poco de empatía, y pónganse en nuestro lugar, con la que se nos viene encima!

1) Salgan al "ruedo" con sus "contenidos" bien preparados. A ser posibles, escritos por la persona que los va a defender ante el atril. Despójenlos de todo el "relleno" que puedan: no aporta nada, y acarrea muchos dolores de cabeza al posible elector, que puede dejar de serlo, como por arte de magia. Recuerden: el "relleno está bien para los pavos en Navidad", nada más.
Intenten que su "contenido" no sea un corta y pega, de algo anterior, que nunca llegó a cumplirse. Aunque no se cumpliera, hay otras formas de que no se les vea "tanto el plumero". Reflejen sólo lo que es factible de poder llevar a término. Si les sale muy corto, no importa. La cuestión es que, por fin, lo cumplan y pueda ser un hecho, en un futuro cercano.

2) Hagan todos los ejercicios de "contención" que puedan, y no sólo cuando ya tengan delante al público. Ensayen, ensayen, y ensayen: no pasa nada. Los actores lo hacen cada día, y, claro, así les sale mejor, pero tengan en cuenta que los actores ensayan textos de ficción (en su mayoría). Vds. tienen que hacerlo al revés: ensayen  la "contención", entendida como moderación,  el no venirse arriba y empezar a dar rienda suelta a esa "incontinencia verbal", para la que, aún no se han inventado pañales. Son much@s de os potenciales electores que tampoco están dispuestos a aguantar esto.

3) Sean cercanos, sencillos y campechanos, pero la gente, aunque Vds. no lo crean, no es tonta y se da cuenta, perfectamente, de cuando algo es espontáneo y de verdad, y no producto de esa impostura a la que Vds. recurren tanto, cuando llegan estos momentos. 

No quiero alargarme más, sólo quiero dejarles aquí una frase que guardo en mi memoria como uno de los tesoros más preciados. Hace algunos años, siendo Directora y conductora de programas en televisión, un directivo me dijo en una ocasión: "Eres la misma dentro, que fuera del plató, y ESO, la gente, lo nota y lo agradece".

Como decía nuestro añorado Paco Rabal, cuando dió vida a aquel entrañable personaje llamado Juncal: "Tomo nota". ¡Hala, ya saben lo que toca! Y, sean agradecidos: este consejo no se lo cobro!!!


Etiquetas: , , , , , , , , , , , ,

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris